Efecto Domino TV: las fichas siempre caen
"El Gobierno no muestra un plan sustentable para poder crecer"

Imagenes de la noticia

"El Gobierno no muestra un plan sustentable para poder crecer"

El diputado por el Frente Renovador alertó por el cambio de escenario para poder lograr consensos legislativos como en 2016...



El diputado por el Frente Renovador alertó por el cambio de escenario para poder lograr consensos legislativos como en 2016...



La economía se afirma en el ciclo de recuperación desde niveles muy bajos que habían caído a lo largo de 2016, sin embargo no son pocos los economistas y legisladores de la oposición que reconocen ese proceso, pero al mismo tiempo advierten que aún el Gobierno no superó la prueba ácida de no sólo superar los índices de dos años atrás, sino peor aún de cuatro o cinco años antes, cuando la economía dejó de crecer.
Según sostienen, no lo hacen por "críticos de la oposición", sino porque no ven los conductores que permitan advertir que ahora sí están dadas las condiciones para pasar de la reactivación al crecimiento, y menos aún el sustento del entusiasmo oficial que ya cree que "comenzó el ciclo de crecimiento sostenido para los próximos 20 años", como lanzó primero el presidente Mauricio Macri, y luego se sumó el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne.
Marco Lavagna, ex economista jefe y director de la consultora Ecolatina, que fundó el también principal referente del Frente Renovador, luego de su conductor Sergio Massa, y ex ministro de Economía, su padre Roberto Lavagna; y actual diputado nacional por el FR por la Ciudad de Buenos Aires desde el 10 de diciembre de 2015, destacó en una entrevista con Infobae sus preocupaciones por las severas limitaciones del plan económico y monetario del Gobierno para poder pasar del ciclo de recuperación al de crecimiento.
¿Cómo ve la situación económico-social luego de que la economía ingresara en un claro sendero de recuperación, aunque desde niveles muy bajos del año anterior?
– Creo que lo que está ocurriendo es que se está recuperando parte de la caída del año anterior. Veo en parte en lo social, y en algunos sectores que ya se recuperaron y muy pocos que incluso están por arriba. Pero observo que se está yendo a una economía, donde tal vez sea la parte más crítica, que está cada vez más concentrada, donde se depende mucho de los capitales internacionales, y no necesariamente de los capitales que van a la inversión productiva, sino a bienes especulativos. Y esos procesos siempre terminan mal si no se cambia a tiempo.
– ¿Esa apreciación en que se sustenta?, porque los indicadores de actividad, como de empleo, comienzan a mostrarse más difundidos entre los sectores y tamaño de empresa. E incluso, uno de los reclamos que hacen muchos economistas y legisladores de la oposición es que las grandes empresas han prometido mucho, pero invertido poco, por lo que la recuperación de la economía se sustenta en los medianos y pequeños.
– Lo uno con la anterior pregunta. Lo que está ocurriendo es una recuperación de lo que se perdió. En materia social se advierte que si bien se superó lo que se perdió en 2016, en términos de producto bruto por habitante, esto es de ingreso medio de cada uno de los argentinos, en realidad se está dos puntos abajo. ¿Por qué?, porque hay un crecimiento de la población, de modo que persiste un deterioro social; que se suma a un deterioro estructural de la pobreza. De ahí que, si se quiere, el Gobierno está en la misma línea en la que estaba el kirchnerismo: crecía en los años electorales y caía en los siguientes; mientras que en términos de desarrollo social no había crecimiento, sino que empeoraba. Ese proceso no veo que se esté cortando.
– ¿Qué debería hacer el Gobierno para superar ese deterioro?
– Los sectores que habría que motorizar para empezar a revertir ese escenario son las pequeñas y medianas empresas y el comercio, porque son los que crean casi el 70% de los empleos en la Argentina. Sin eso no se podrá revertir el deterioro social que señalaba. Pero a las pymes las veo en una situación compleja, porque todavía la demanda interna no está reaccionando, que es su principal fuente de ingreso, porque son muy pocas las que exportan; y en consecuencia no tracciona el empleo.En el caso de las grandes empresas no se ven grandes procesos de inversiones, salvo algunos vinculados con las energías renovables que son importantísimas, pero son capital intensivo, pero poco contribuyen a la generación de trabajo. Van a tener un efecto muy positivo a lo largo de los próximos años, pero no revierte la situación social compleja que persiste ahora.
“Persiste un deterioro social; que se suma a un deterioro estructural de la pobreza. De ahí que, si se quiere, el Gobierno está en la misma línea en la que estaba el kirchnerismo: crecía en los años electorales y caía en los siguientes”
– Sin embargo, los indicadores del Ministerio de Trabajo sobre el empleo registrado hasta junio, y las expectativas para julio, dan cuenta de una mejora extendida entre sectores y en el caso de las empresas se observa un fuerte impulso en las grandes y pequeñas, y rezagadas las medianas…
– En el mercado laboral se viene de un 2016 donde se destruyeron empleos en cantidad importante, este año se está recuperando, pero mucho tiene que ver con la franja del Monotributo, no necesariamente en el sector asalariado formal que está recuperando parte de lo que cayó el año pasado; sino con el Monotributo Social y con no perder la obra social. Hay algunos sectores, como la construcción que está subiendo un poco más. Pero el sólo hecho de recuperar es una pérdida porque, como decía antes, la población laboral siguen creciendo a un ritmo de 200 a 250 mil personas por año.
El año pasado, la recesión que generó la normalización de la economía con la liberación del cepo cambiario y de las restricciones al comercio exterior, junto con la destrucción de empleos, también provocó caída de las horas trabajadas y aumento de la capacidad ociosa en las plantas. Pero ahora la recuperación de la actividad posibilitó un mayor uso de la fábricas y redujo las suspensiones de personal, ¿eso no cree que va a dar paso a la etapa posterior de recuperar empleos a mayor ritmo, en particular a partir de 2018?
– Dependerá un poco también de qué medidas tome el Gobierno después de las elecciones. Y agrego, una particularidad de lo que también se ve en el mercado laboral registrado, es que parte de los empleos que se están recuperando son un 20% a 25% de menor ingreso que el promedio que se destruyó, porque los sectores que se muestran más dinámicos son los de niveles de salarios más bajos; y por tanto su efecto sobre el mercado de consumo es menor. Para el 2018 dependerá de lo que haga el Gobierno en materia de tarifas, porque hay anuncios de aumentos después de las elecciones de octubre que van a afectar los presupuestos de las familias y de las empresas, sobre todo en las pymes que ya vienen muy golpeadas. Hay un dato que es positivo: si el Gobierno hace una reforma tributaria que implique realmente una baja en la presión impositiva sobre la pequeña y mediana empresa.
“Parte de los empleos que se están recuperando son un 20% a 25% de menor ingreso que el promedio que se destruyó, porque los sectores que se muestran más dinámicos son los de niveles de salarios más bajos”
– ¿Qué piensa que debería hacer el Gobierno en materia de tarifas, porque por un lado hubo muchos acuerdos de aumentos de salarios con cláusula gatillo si la inflación es superior a la pautada?
– El problema aparece cuando se analiza de modo desagregado el mercado de trabajo, porque el asalariado registrado convencionado es una pequeña parte, que convive con el trabajador independiente, y el informal. Lo que haría también es cuestión de cómo se ponen los lineamientos de la política económica. Veo que el Gobierno está poniendo hoy los objetivos erradamente, que no implica que no haya tomado medidas que fueron correctas, pero el fin último es tratar de corregir el déficit fiscal por la vía del ajuste. Y no se puede generar una baja del déficit fiscal de 6% o 7% del PBI, a través del ajuste, con el impacto social que eso está generando. Por lo tanto, lo relevante es definir cómo se reduce ese desequilibrio por la vía del crecimiento. Mi primer objetivo, el principal, es cómo hago para reactivar la economía, que el mercado interno se empiece a mover, que tampoco significa volver al error del kirchnerismo – populismo, que era sólo consumo-consumo, que termina generando el consumo de los stocks y presiones inflacionarias; tampoco irse al otro extremo, como caer en el error de la ortodoxia esto es promover como motor las inversiones, porque se dice que genera el efecto derrame que nunca llega. Hay algo intermedio que es consumo, con inversión y con exportaciones.
– Mencionó la política del ajuste de Gobierno de Mauricio Macri, ¿realmente se puede decir que eso es lo que está ocurriendo, cuando se amplió el alcance de la Asignación Universal por Hijo, se estableció la tarifa social, puso en marcha la Reparación Histórica a los Jubilados; bajó la tasa de inflación; que el gasto público crece más que la inflación; y que la economía se está recuperando de modo extendido, y está cobrando impulso el crédito hipotecario y se está extendiendo entre los sectores medianos y hasta bajos ingresos con el ProCrear?
– El tarifazo, la forma en que se hizo, fue un fuerte ajuste, sobre todo en un momento donde todo estaba aumentando. El peor ajuste es la inflación. Fue correcto salir del cepo, pero de la forma en que se hizo sin tener en cuenta el impacto que eso iba a tener sobre la inflación, sin tener en cuenta que el cambio de gobierno iba a generar un reacomodamiento de precios relativos que venía muy distorsionado de la gestión anterior, que también iba a generar inflación; y en el medio se dispone una fuerte suba de las tarifas, claramente provocó un impacto muy negativo. Después esto lo fue reacomodando, amplió el Monotributo Social, muy bien hecho, que el Frente Renovador acompañó, como otras medida, unas que consensuamos más, otras menos; unas que acompañamos porque creíamos que hacían falta, aunque lo hubiéramos hecho distinto, como el caso del acuerdo con los holdouts; la Ley de Reparación Histórica, con muchas correcciones también que hemos incorporado; algunas medidas que eran importantes, como la reducción de IVA a jubilados, aunque el problema estuvo en la implementación que hemos criticado; pero lo que se ve cómo termina siendo la balanza de la economía, pese a que se hicieron cosas, la clase media trabajadora y la vulnerable pagaron más costo que la clase más acomodada y sectores más concentrados de la economía. Eso no significa que el Gobierno no haya hecho nada para contrarrestarlo, pero no alcanzó.
“Se hicieron cosas que la clase media trabajadora y la vulnerable pagaron más costo que la clase más acomodada y sectores más concentrados”
– ¿Ahora persiste ese efecto, cuando la inflación se redujo a casi la mitad, y la economía se está moviendo hacia la senda positiva?
– Se está recuperando un poco lo perdido y volviendo a una situación muy chata, donde está mejorando un poco el ritmo, pero no se está viendo un proceso de desarrollo social. Y lo que se ve es que las políticas que se están llevando adelante tampoco van a llevar a ese desarrollo social. Pongo ejemplos. Cuando hay un esquema en el que la inflación se controla con las tasas de interés, y que tiene que estar elevada para atraer capitales, se va a un esquema de modelo más financiero que más productivo. Siempre que ocurrió eso terminó generando concentración económica en lugar de un arreglo social.

Entrar al sitio 2017-09-13 07:17:23
Nos acompa単an
Efecto Domino TV: las fichas siempre caen
Efecto Domino TV: las fichas siempre caen